Góngora Correcciones

Dudas generales

Publicado por el 11/06/2014. Categoría: Generalidades

Entre todas las incertidumbres que se nos presentan a los hispanohablantes, el Instituto Cervantes recoge, y responde, aquellas que considera de carácter general. De entre todas, hemos seleccionado las que pensamos que podrían ser de mayor interés.
1. Castellano o español:
Ambos nombres son sinónimos e igualmente válidos. Con castellano se alude a la región española en la que nace la variedad de la lengua. Con el nombre español, igual que con la lengua española, se enfatiza el país en el que la lengua se generaliza y desde el que se extiende después por el resto del mundo. En España, en las comunidades con dos lenguas se prefiere castellano, término que se contrapone mejor al nombre de la lengua cooficial respectiva. En América está equilibrado el número de países que se declinan por una denominación u otra. En el sur, excepto Colombia y El Salvador, la preferencia mayoritaria es castellano. En el norte, México, Centroamérica y el Caribe, la denominación preferida es español.
Ambos, castellano y español  son sinónimos en igualdad de condiciones. Debe superarse la polémica por el uso de uno u otro y dejar de lado las controversias políticas y los enfrentamientos sociales.

2. Quién establece qué es lo correcto:
Hay que distinguir dos sectores: los usuarios de la lengua y las instituciones.
Dentro del plano de los usuarios, son ellos mismos los que establecen qué es lo correcto e incorrecto, entendido como el decidir qué usos de la lengua prefieren.
Sin embargo, frente a este, la RAE y las Academias que con ella forman la Asociación de Academias de la Lengua Española tienen la misión de velar por el idioma y fijar los criterios de corrección que deben aplicarse por todo el territorio hispano. Para ello crean los grandes códigos ―Nueva gramática de la lengua española, Ortografía de la lengua española y el Diccionario de la lengua española― donde se recogen las variantes de las distintas áreas acordadas por el conjunto de las academias.

Desde ambas perspectivas se define qué es lo correcto. Los usos de los hablantes que obtienen una actitud favorable son considerados correctos, adquieren prestigio y van configurando en la mente del hablante el modelo ideal de lengua. Por el contrario, los que tienen una actitud desfavorable constituyendo errores son los rechazados. El modo de hablar de los grupos sociales mejor valorados suele ser considerado el mejor.

3. Cuáles son los errores más importantes:
La importancia de un error depende de las dificultades que cree en el destinatario y así el mensaje no alcance sus propósitos comunicativos. Un mismo error provocará diversos efectos según el contexto en el que se produzca, de manera que en las circunstancias se da la importancia del error.
Los coloquialismos no son errores, se usan en situación de comunicación cotidiana. Se convierten en error cuando se usan en contextos en los que se exige un estilo más cuidado.
Los dialectismos tampoco son errores, pueden serlo cuando se usen fuera del ámbito que les corresponde.
Los errores que pueden considerarse de forma más general como importantes suelen ser los relacionados con el significado de un término, construcciones sintácticas, pronunciación de alguna palabra, etc. Pero existen los libros sobre usos correctos basados en las dudas que los hablantes dirigen a las instituciones, con la finalidad de resolverlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *