Góngora Correcciones

Mariano M. nos habla de su primer libro publicado y de mucho más

Publicado por el 3/08/2014. Categoría: Entrevistas

BookCoverPreview (2)Os presentamos a Mariano M., un escritor que acaba de publicar su primera novela Los matones del patio. Desde aquí hemos podido disfrutar de un texto magnífico mientras trabajábamos con él.
En su biografía, recogida en la página de la editorial Alacena Roja, Mariano M. da poca información relevante sobre sí mismo y asegura que escribe narrativa para sobrellevar mejor la monotonía de una existencia a menudo aburrida e insulsa.

1.    Hola, Mariano. Explícanos esa necesidad tuya de escribir. De dónde te viene y desde cuándo la tienes.

Siempre me gustó escribir, aunque por presiones de mi entorno y  mi propia debilidad de carácter, acabé estudiando por la rama de ciencias y trabajando en cosas que no tienen nada que ver con la literatura. La idea de escribir mi primer libro empezó con 18 años, una noche en la que salí a tomar algo con unos amigos, me detuvo la policía y me encerraron en un calabozo durante tres días. Había una manifestación por la zona en la que estábamos y me vi envuelto en ella sin poder escapar del cerco policial, a pesar de ser inocente. Algunos dirán que estaba ahí montando jaleo junto con los manifestantes, pero no es verdad. Cuando fui liberado, mi padre me recomendó que escribiese sobre la experiencia, no como ejercicio de crecimiento personal, sino para tener mi versión clara y no caer en contradicciones al declarar ante el juez. Empecé a escribir, al principio ciñiéndome a los hechos, pero rápidamente mi declaración degeneró en un relato en clave de humor absurdo donde los hechos se mezclaban con invenciones, anécdotas e historietas fantásticas que nunca sucedieron en la realidad. De ahí nació Yobbo en 1998, mi primer libro, del que Los matones del patio es un preludio.

2.    Explícanos si consideras que tu obra, tanto en temática como en estilo, posee influencias de algún  autor en especial.

Mi obra trata sobre temas cotidianos, desde el punto de vista de una mente adolescente y siempre con un toque de humor ácido. El estilo es de lo más sencillo y sin pretensiones de ningún tipo. Un personaje te cuenta su historia en primera persona, con sus propias palabras y sacando sus propias conclusiones. Mi autor favorito y el que más me ha influenciado ha sido Irvine Welsh, famoso por su novela Trainspotting, y al que me dedico a imitar de manera descarada.

3.    Háblanos un poco del contenido de tu primera novela, una pequeña aproximación.

En realidad, Los matones del patio no es ni el primer libro que escribo ni YOBBO98cubierta2tampoco sé si es una novela. Se trata de un preludio de mi primer libro, Yobbo en 1998. Muchas veces he preguntado a personas de respeto si ambos podrían considerarse novelas o simplemente narrativa, y las respuestas han sido de lo más variado.
Los matones del patio es la historia de un chico de doce años, quien narra en primera persona y lenguaje coloquial su difícil paso desde la niñez a la adolescencia y los problemas a los que se enfrenta. Entre estos está el conflicto generacional con sus padres, el tristemente famoso bullying o acoso escolar, el fracaso en los estudios, el deseo de ser aceptado por sus compañeros y también la entrada en el complejo mundo de los adolescentes. Me gustaría añadir que se trata de un trabajo de ficción que en ningún caso relata hechos reales ni es autobiográfico.

4.    ¿Para qué crees que puede servir tu libro?

A mí me ha servido para disfrutar escribiéndolo, y siempre con el objetivo de entretener al lector. Sí, además, vale como ejercicio de recuerdo nostálgico de la década de los noventa, sobre todo para los que crecimos en esos años, pues, bienvenido sea. Aparte de eso, no hay mucho más. No pretendo sentar cátedra en ningún tema ni llegar a profundas conclusiones metafísicas. Si lees mis libros y no te ríes ni te diviertes, amigo, amiga, déjalo porque estás perdiendo el tiempo.

5.    ¿Has escrito algo más? ¿Algún género diferente?

Por ahora solo he escrito dos «novelas gamberras», como me gusta llamarlas, Yobbo en 1998 y Los matones del patio, y estoy preparando una tercera. No creo que me salga mucho de esta temática, porque me gusta mucho y porque, si soy sincero, no sé hacer otra cosa.

6.    No sé cómo has vivido el proceso de publicación de tu obra, si te ha resultado difícil encontrar editor, la aceptación del texto, etc. Nos gustaría saber tu opinión sobre las posibilidades de publicación para los autores que comienzan.

Escribir es la parte más divertida. Luego viene corregir mil veces el texto y maquetarlo, bien, tú mismo o con ayuda de profesionales. Cuando está listo, lo registras y envías a todas las editoriales que puedes. Unas pocas te dicen que no les interesa, muy amablemente, pero la gran mayoría ni te contestan. Entonces tienes varias opciones: autoedición en Internet, pagar mucho dinero a una vanity publisher para que te lo publique o diversas fórmulas que hay por ahí como coedición y otras, que muchas veces esconden estafas a toda regla. Una vez consigues publicarlo, que no es fácil, empieza la parte difícil de verdad, que es promocionarlo. Un libro escrito por un autor no mediático se pierde en Internet entre un mar de títulos y no llega a quien podría disfrutar leyéndolo.
Yo tuve mucha suerte al encontrar una pequeña editorial, Alacena Roja, que me ayudase con el proyecto, y la verdad es que todo ha ido bien hasta ahora. Lo de la promoción es lo que más me cuesta, porque yo soy la típica persona apurada que le da vergüenza hasta pedir un café en un bar si hay mucha gente, así que malamente andamos. Sobre todo porque a este nivel tan básico, si no te publicitas tú, no lo va a hacer nadie por ti.

7.    ¿Algún nuevo proyecto como escritor a la vista?

No me dedico a escribir de manera profesional, ni creo que lo vaya a hacer nunca. Por eso voy tranquilamente preparando la continuación de Yobbo en 1998 en mi tiempo libre y disfrutando con el proceso. Al igual que los dos libros anteriores, cuando esté listo lo publicaré como pueda y cuando pueda. No busco ningún tipo de reconocimiento ni de ganancia económica. Mi única recompensa, además de mi satisfacción personal por escribir, es ese momento mágico en el que alguien te dice que ha leído tu libro y se ha divertido mucho.

Muchísimas gracias por tu tiempo, Mariano. Ha sido un honor trabajar contigo y compartir con todos nuestros amigos tu nuevo libro. Te deseamos muchos éxitos y alegría en este bonito viaje, y esperamos poder seguir leyendo tus nuevas obras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *