Góngora Correcciones

Celebramos el Día del Corrector de Textos

Publicado por el 31/10/2013. Categoría: La corrección de textos

El pasado 27 de octubre celebramos el Día del Corrector de Textos. Desde 2006, países como México y Argentina se suman a esta iniciativa con la intención de dar a conocer una antigua profesión que se desarrolla desde la sombra y el olvido. Desde aquí, queremos acercaros a esta hermosa tarea que seguro que muchos aún desconocéis.

 

LA CORRECCIÓN DE TEXTOS
En septiembre de 2011 se celebró en Buenos Aires el Primer Congreso Internacional de Correctores de Textos en Español. Al final del mismo, las entidades organizadoras emitieron un comunicado en el que definieron al corrector como «un profesional de la edición y el lenguaje cuyo objetivo es que el lector reciba con claridad y sin errores el mensaje del autor independientemente del soporte».
El corrector de textos es un especialista que dota a los manuscritos de la mayor precisión, coherencia y claridad para que cuando se realice su lectura, el acto comunicativo sea posible y no queden dudas. La revisión de los textos posee diversas áreas: gramática, ortografía, sintaxis, ortotipografía, etc. El corrector de textos será especialista en alguna de estas áreas y realizará su trabajo alcanzando la identidad lingüística con la voz personal del escritor. Para ello, sigue un manual de estilo. Además, el corrector de textos debe poseer un amplio conocimiento de cultura general, debe manejar el lenguaje en distintos contextos para poder corregir textos especializados, aunque la consulta a materiales es siempre necesaria para poder obtener referencias en las que consultar sus dudas.
BREVE HISTORIA DE LA CORRECCIÓN DE TEXTOS
En el mundo grecolatino el corrector de textos era una figura muy apreciada, cuya tarea consistía en revisar la copia original elaborada por el escriba. Lo que hacía era enriquecerla con notas críticas para el lector.
En la Edad Media la tarea de corregir textos se fusiona con la del escriba, el cual, en los monasterios se dedica a copiar los originales en manuscritos. En la primera Edad Media o Edad Media temprana aparecieron los copistas que eran los encargados de realizar los libros uno a uno al lado de un maestro que los enseñaba. Tenían que guardar una disciplina constante y severa.

Junto a los copistas aparecieron los correctores que eran los que enmendaban los errores y a los que se le exigía la misma disciplina, además de una cultura muy cercana a la de los sabios. Comenzaban como aprendices con un maestro que se dignaba a aceptarlos. Una vez pasado 7 años, tiempo en el que se consideraba que habían alcanzado aprendizaje y madurez, podían instalar su propio taller, siempre lejos de su maestro para no competir con él.
Con la llegada y desarrollo de la imprenta, la figura del corrector de textos toma una gran importancia. Se asienta como un intelectual con grandes conocimientos de la lengua griega y la latina, dedicado a revisar las obras y a mejorarlas en todo lo posible.
En el siglo xx el corrector de textos vuelve a tener un papel muy importante y se puede decir que la corrección alcanza su nivel de especificidad, tanto desde el punto de vista lingüístico, ortográfico y gramatical como del semántico y léxico. Se considera al corrector un componente fundamental dentro del proceso de edición de cualquier manuscrito, por su trabajo especializado: es capaz de corregir las erratas de cualquier documento, además de poseer las competencias necesarias del lenguaje que lo lleven a desarrollar dicha función.
DÍA DEL CORRECTOR DE TEXTOS
En 2006, la Fundación Litterae de Argentina estableció el 27 de octubre el día de la corrección de textos por ser el natalicio de Erasmo de Rotterdam, un humanista, filólogo, filósofo y teólogo holandés que ejerció durante tiempo la labor del corrector de textos. Vivió en Italia y entre los años 1506-1509 trabajó en la editorial más importante de Venecia en la que se dedicó a corregir y a traducir, convirtiéndose en el antecedente del corrector actual.
Por ello, conmemorando su figura, el día de su nacimiento se recuerda la importancia de una profesión que hoy día ha vuelto a caer en el olvido. Revistas, periódicos, editoriales y empresas de cualquier sector necesitan compañía de profesionales lingüísticos que los ayuden a conseguir discursos e informaciones coherentes, precisas y bien escritas para acercarse a su cliente o interlocutor. Sin embargo, se prescinde de este trabajo por el coste que supone y por la pobre creencia de la poca necesidad de este servicio. Muchas asociaciones como Unico, Litterae, PEAC y ASCOT se unen para dar apoyo social y laboral a todos estos profesionales hoy olvidados. Las actividades son varias durante este día en diversas ciudades de cada vez más países que se suman a esta iniciativa para velar por los derechos del corrector y por el respeto al lector.

Artículos relacionados

3 respuestas a “Celebramos el Día del Corrector de Textos”

  1. ANTENOR ZÚÑIGA MARTÍNEZ dice:

    LOS FELICITO POR SU PREOCUPACIÓN AL DIFUNDIR NUESTRA NO RECONOCIDA E IMPORTANTE LABOR. DESEO MANTENERME EN CONTACTO CON USTEDES. GRACIAS.

  2. Góngora dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Antenor. Es toda una alegría para nosotros poder mantener el contacto con compañeros en la profesión. En la cabecera del blog tienes acceso a todas nuestras redes sociales. Nos puedes añadir y nos contamos.
    Un cordial saludo.

  3. […] el año 2006, la fundación Litterae de Argentina instauró el Día del Corrector de Textos el 27 de octubre, día del nacimiento de Erasmo de Rotterdam, humanista reconocido por sus labores […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *