Góngora Correcciones

Me encantaría, pero no me atrevo

Publicado por el 21/02/2019. Categoría: Uncategorized

Últimamente muchos escritores se ponen en contacto con nosotros en busca de consejos. El no saber si su texto tiene la calidad que precisa para ser publicado es una de las más grandes incógnitas para los que están empezando. Y es normal tener dudas, es normal sentirse inseguro, es normal vivirlo con vértigo.

Sin embargo, vamos a no pensar tanto como escritores e intentemos ponernos por un momento en el papel del lector, el que alguna vez hemos sido todos: pensemos en qué nos gustaría recibir o encontrar cuando compramos y leemos un libro. La respuesta es diferente para cada uno, ¿verdad? Porque cada persona tiene unas necesidades específicas, busca algo relacionado con lo que siente y vive en un momento concreto. Es decir, que a un mismo lector le podrán servir, gustar o encantar textos muy diferentes según su circunstancia. Un mismo texto para uno puede no valer, pero para otro lector puede significar mucho, incluso muchísimo. Un mismo texto para una persona hoy puede no significar nada, pero quizá dentro de un tiempo se convierta en imprescindible. Por eso, lo que escribimos, con nuestras marcas y vivencias personales, en algún momento va a encontrar a su lector, a sus lectores, que le den vida, que le den una utilidad, que se conmuevan y que nos relean una y otra vez; piensa en ese libro que tanto te gustó, te sirvió, te ayudó, te emocionó. Piensa que eso mismo le va a pasar a alguien con lo que tú escribas, ¿no es maravilloso si puedes hacer que solo una persona se sienta así, tan especial como te sentiste tú? Es este el más grandioso motivo, aunque sea el único, que te puede hacer creer en lo que escribes, el que te puede llevar a ser capaz de sacar toda tu valentía para darle vida a tus textos.

Recuerda siempre, querido escritor, que tu trabajo, la vida y sabiduría que plasmas en lo que cuentas, es un tesoro. Todos los textos merecen una oportunidad. Así que anímate, junto a tu miedo natural, a dar el paso.

Escribir requiere tiempo, requiere paciencia y trabajo diario. Requiere dar y requiere recibir críticas constructivas y mucho amor. Una experiencia que sin duda te cambiará la vida.

Por todo esto, nuestro consejo es: escribe e intenta publicar tus textos, no te lo pienses tanto. Claro, ahora viene la segunda parte: ¿cómo y con quién publico? Desde aquí os iremos dando consejos, acompañando en el proceso, para que os resulte más fácil y para que se haga con la mayor calidad.

Esperamos vuestras experiencias, vuestras dudas y preguntas; esperamos leer pronto vuestros libros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *